top of page
PNG NUEVO UNTABLE CONTENIDOS LOGO.png
  • Foto del escritorVictoria Villalba

Bárbara D'Ambra. “¿Hasta dónde somos capaces de explorar nuestra propia sensibilidad?”

Bárbara D’Ambra (Buenos Aires) es diseñadora industrial por la UBA. Su línea de joyas “Insinuaciones” la llevó a estar entre los más destacados joyeros del mundo. Así, llegó a la feria más importante de Alemania, a ganar consecutivas veces la distinción del Sello de Buen Diseño Argentino y a comercializar sus obras en los Estados Unidos.



• Sos diseñadora industrial. ¿Cómo ingresaste al mundo de la joyería contemporánea?

—“Insinuaciones” nació en 2016 a partir de un trabajo universitario que trascendió el ámbito académico. Durante dos años consecutivos, 2018 y 2019, fui seleccionada para exhibir mi trabajo en Schmuck en la Munich Jewellery Week, una de las ferias internacionales más importantes a nivel mundial. Fue una experiencia muy impactante, porque era un mundo que yo desconocía, incluso me generaba vergüenza porque yo soy diseñadora industrial y nunca estudié joyería. Con el tiempo, me hice cargo del proyecto y entendí que esa diferencia era lo que hacía particular mi trabajo.


• Las piezas de “Insinuaciones,” ¿son joyas u objetos de placer?

—Son piezas sensuales, con carga erótica. Piezas donde lo bello está en el hecho de introducirse en ellas. Es algo que no se ve, que no se explica: se siente.





• ¿Cuál es tu proceso para diseñar estos objetos?

—Son piezas con mucha síntesis. Me gusta contar una idea buscando la mínima expresión, a través de formas limpias, que nacen dentro de límites muy puristas, ordenados y controlados. Intento economizar recursos, reducirlos al máximo para centrar la mirada en las cuestiones puramente formales. Utilizo los materiales y los colores de la manera más neutral y precisa posible para generar superficies inmaculadas. Me interesa que, ante todo, se perciban las formas, las luces y las sombras.


• ¿Por qué “Insinuaciones”?

—Me gusta hacer uso de la abstracción, la reducción a lo elemental, insinuar una idea sin definirla completamente, y ofrecerle al espectador esa duda, que a veces puede derivar en complicidad o curiosidad, pero que también puede generar incomodidad. Busco que el deseo de tocar las piezas se vuelva inevitable.


• ¿Cuáles son tus búsquedas con esta serie de joyas?

—Me interesa generar una relación de intimidad entre la pieza y el usuario, a través de la interacción táctil, ampliando la experiencia de los sentidos del placer visual al sensorial: las piezas no solo se ven bien, sino que también se sienten bien.


• ¿Cómo aparece tu formación de diseñadora industrial en estas piezas?

—En principio, ¡dibujo muchísimo! Pienso qué quiero expresar, qué idea, qué sensación, cómo quiero que se deslicen los dedos sobre las formas, qué luces y sombras me interesaría producir. Juego mucho con materiales que pueda deformar fácilmente. Cuando finalmente percibo algo que me resuena, empiezo a pulirlo. Utilizo el modelado y la impresión 3D para verificar la forma. Cuando estoy satisfecha, hago la pieza definitiva. Hoy, puedo decir que tengo una aproximación a la pieza muy ligada al diseño, reflexiono mucho, soy muy metodológica, y creo que eso se ve claramente en el trabajo.


• ¿Qué materiales utilizás? ¿Es diseño sustentable?

—Trabajo con corian recuperado de la industria del mobiliario. Me siento muy satisfecha por haber materializado mis ideas mediante un proceso consciente y responsable. El corian es un material muy pulcro que permite transiciones y terminaciones que impactan directamente en la calidad de la pieza, que definitivamente se aprecia en el vivo. También realicé piezas en metal: plata, bronce y oro. Actualmente, estoy experimentando con madera y aluminio.


• ¿En qué proyectos estás trabajando ahora?

—Mi objetivo es llevar este concepto al siguiente nivel, expandiendo la colección de joyas. Como diseñadora industrial, me gustaría explorar este concepto en escalas más grandes y otros tipos de productos de diseño, expandiéndome a nuevas direcciones y usos, creando arte funcional.

Me gustaría traspasar los límites de los conceptos en los que he estado trabajando, crear piezas que amplíen mi universo de diseño, tomando la háptica (el estudio de la percepción táctil) y la proxémica (el empleo y la percepción que el ser humano hace de su espacio físico, de su intimidad personal; de cómo y con quién lo utiliza) como conceptos principales.


• ¿Cuáles son tus intenciones?

—Me interesa generar reflexión sobre la necesidad de intimidad, entendida no solo como intimidad sexual, sino como cercanía. La sensibilidad que aparece en temas tabú como la sensualidad, el erotismo, la curiosidad, el deseo, la libertad, el empoderamiento.


Por Victoria Villalba, para Untable Magazine


Fotos: gentileza de la artista.


 

Visitá

www.instagram.com/barbaradambra.joyeria

Comments


bottom of page